Make your own free website on Tripod.com
     
     
ASOCIACIÓN VENEZOLANA DE DERECHO MARÍTIMO

 

ANTEPROYECTO DE

 

LEY ORGÁNICA

 

DE RÉGIMEN PORTUARIO

 

COMISIÓN REDACTORA:

 

Redactor Proyectista:

 

Alberto Lovera Viana

 

Asesores:

 

Alfredo Sabatino Pizzolante

 

Yelitza Suárez Guevara

 

Colaboradores:

 

Cármine Cretaro

 

Marilice Farías

 

Anabel Felipe

 

Rómulo Galavís

 

Roberto Muzziotti

 

 

 

 

 

EL CONGRESO

 

DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA

 

DECRETA:

la siguiente,

 

LEY ORGÁNICA DE RÉGIMEN PORTUARIO

 

  (volver arriba)

 

TÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

 

Objeto y ámbito de aplicación.
ARTÍCULO 1.- La actividad portuaria se organizará en todo el territorio nacional con arreglo a las disposiciones de esta Ley y de las leyes a las que la misma remite.
 

Interés Público.
ARTÍCULO 2.- Se declara de interés público la materia portuaria. El Estado tendrá a su cargo todo lo relativo al funcionamiento y control de todos los puertos y terminales marítimos, fluviales y lacustres existentes o que se construyan en el territorio de la República.

La competencia del Poder Público en materia portuaria comprende el planeamiento, los estudios, los proyectos, la construcción, la operación y el mantenimiento de los puertos y canales de acceso, muelles, embarcaderos y demás obras, instalaciones y servicios conexos con las operaciones de los buques en puerto.

La construcción y operación de puertos y terminales privados, destinados al uso público o al uso privado, será objeto de concesiones especiales, otorgadas de conformidad con esta Ley.
 

Concepto de puerto.
ARTÍCULO 3.- Se entiende por puerto, los espacios acuáticos y terrestres naturales o artificiales e instalaciones fijas, aptos para las maniobras de fondeo, atraque y desatraque y permanencia de buques o accesorios de navegación, para efectuar operaciones de transferencia de bienes entre éstos y tierra u otros modos de transporte, o de embarque y desembarque de pasajeros.

Quedan comprendidas las plataformas fijas o flotantes para alijo o completamiento de cargas.
 

Concepto y elementos de la Zona Portuaria.
ARTÍCULO 4.- Se entiende por Zona Portuaria el espacio físico donde se efectúan las operaciones portuarias y donde ejerce sus funciones el administrador portuario, y comprende los siguientes elementos:

1. En el ámbito acuático: la rada, el canal de acceso y la dársena; y

2. En el ámbito terrestre: los muelles, las rampas, los patios, las vías internas y los almacenes.
 

Naturaleza de los bienes portuarios.
ARTÍCULO 5.- Los elementos del puerto, ubicados en el ámbito acuático, son bienes del dominio público de la Nación, independientemente de quién ejerza la propiedad de aquél.

Los bienes inmuebles ubicados en el ámbito terrestre son susceptibles de apropiación por particulares, sin perjuicio de la jurisdicción que ejerce la autoridad marítima sobre la franja costera.
 

Concepto de espacio portuario.
ARTÍCULO 6.- Se entiende por espacio portuario nacional, aquellas porciones del territorio de la República donde se encuentran emplazados los puertos existentes, así como aquéllas que, según estudios técnicos autorizados, sean aptas para la construcción de nuevos puertos.

Dicho espacio comprende además, a los fines de la planificación portuaria nacional, aquellas porciones del territorio aptas para el desarrollo industrial, agrícola o agroindustrial, susceptibles de ser servidas, a los fines del comercio nacional o internacional, por un puerto determinado, existente o proyectado.
 

Clasificación de los puertos según su propiedad.
ARTÍCULO 7.- Los puertos son públicos o privados.

Son puertos públicos aquéllos cuyas instalaciones son propiedad de la Nación, de un Estado, de un Municipio, de un instituto autónomo o de una sociedad mercantil en la que cualquiera de dichos entes, directa o indirectamente, tenga participación decisiva.

Son puertos privados aquéllos cuyas instalaciones son propiedad de particulares.
 

Clasificación de los puertos según su destinación.
ARTÍCULO 8.- Los puertos pueden ser destinados al uso público o al uso privado.

Están destinados al uso público aquéllos que prestan sus servicios a cualquier usuario y constituyen una actividad independiente no accesoria de la industria principal de su propietario.

Están destinados al uso privado aquéllos que prestan sus servicios sólo a usuarios determinados y constituyen una actividad accesoria a la industria principal de su propietario, sin perjuicio de que puedan destinar alguna instalación al uso público.
 

Clasificación de los puertos según su función.
ARTÍCULO 9.- Los puertos son comerciales, pesqueros, militares o deportivos.

Son comerciales aquéllos donde tienen inicio o fin operaciones de transporte por agua de personas o de cosas.

Son pesqueros aquéllos que sirven de base a flotas pesqueras, y tienen instalaciones adecuadas para la recepción y conservación de los productos de las capturas, e inclusive para la transformación industrial de dichos productos.

Son deportivos aquéllos constituidos por instalaciones adecuadas para el atraque de lanchas y yates de recreo, los cuales podrán denominarse marinas, cuando sean abiertos al público, o embarcaderos, cuando sean de uso exclusivo de su propietario.

Son militares aquéllos que sirven de base permanente a los buques de la Armada; formen o no parte de una base naval. Los puertos militares estarán exentos de la aplicación del régimen establecido en esta Ley, en tanto no se efectúen en ellos operaciones comerciales.

PARÁGRAFO ÚNICO: Cuando en un mismo puerto coexistan dos o más funciones, los espacios e instalaciones previamente delimitados y destinados a cada función, se considerarán separadamente como un puerto, para todos los fines legales.
 

Clasificación de los puertos según su dedicación.
ARTÍCULO 10.- Los puertos son multipropósito o unipropósito.

Son multiproprósito aquéllos dedicados a distintos tipos de cargas, y aun a carga y pasajeros.

Son uniproprósito, aquéllos dedicados a un solo tipo de carga o exclusivamente a pasajeros, los cuales podrán denominarse terminales.
 

Clasificación de los puertos según su tráfico.
ARTÍCULO 11.- Los puertos son internacionales o de cabotaje.

Son internacionales aquéllos por los cuales se efectúan operaciones de importación, exportación y tránsito aduanero, sin perjuicio de que puedan atender también tráfico nacional.

Son de cabotaje aquéllos por los que se reciben o despachan cargas o pasajeros exclusivamente en tráfico nacional, mediante embarcaciones autorizadas solamente para la navegación doméstica.
 

Clasificación de los puertos según su ubicación.
ARTÍCULO 12.- Los puertos son marítimos, fluviales o lacustres.

Se consideran puertos marítimos a los fines legales, los que son frecuentados normalmente por los buques que sirven al comercio exterior, así estén ubicados en la orilla de la mar, en las costas del Lago de Maracaibo o en las riberas de los ríos navegables.

Son fluviales aquéllos ubicados en las riberas de los ríos navegables, en los cuales se efectúa exclusivamente tráfico de cabotaje.

Son lacustres aquéllos ubicados en las costas de los lagos navegables, en los cuales se efectúa tráfico exclusivamente entre puertos o terminales del mismo lago.
 

Clasificación de los puertos según su operación.
ARTÍCULO 13.- Los puertos pueden denominarse operadores o patrones.

Se denomina puerto operador aquél en el cual el administrador portuario ejecuta directamente las operaciones portuarias.

Se denomina puerto patrón aquél donde el administrador portuario provee la infraestructura básica, los servicios generales y algunos otros de interés común o especial; mientras que las operaciones portuarias son ejecutadas por operadores independientes, limitándose la responsabilidad genérica del administrador, a garantizar el correcto funcionamiento del conjunto del puerto y de su desarrollo.
 

  (volver arriba)

 

TÍTULO II

DEL EJERCICIO DE LAS COMPETENCIAS

DEL PODER PÚBLICO EN MATERIA PORTUARIA

 

CAPÍTULO I

DE LA PLANIFICACIÓN Y LOS PROYECTOS DE CONSTRUCCIÓN

 

Planificación portuaria.
ARTÍCULO 14.- Para la construcción, ampliación o modificación de puertos, sean éstos públicos o privados, se requerirá siempre la debida planificación y elaboración de los proyectos respectivos, los cuales deberán estar en armonía con las normas de ordenación territorial y urbanística, con la protección del ambiente y los recursos naturales y con los conocimientos fundamentales de la ingeniería de puertos.
 

Aprobación del proyecto.
ARTÍCULO 15.- Los proyectos estarán sujetos a la aprobación del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, que deberá requerir la opinión de los Ministerios de Hacienda, Defensa, Agricultura y Cría, Ambiente y de los Recursos Naturales no Renovables, Industria y Comercio, y de la Corporación de Turismo, sobre los aspectos de las respectivas competencias que tengan atribuidas de conformidad con la Ley.

  (volver arriba)

 

CAPÍTULO II

DE LAS CONCESIONES, HABILITACIONES

Y AUTORIZACIONES

 

Concesión.
ARTÍCULO 16.- Se entiende por concesión la delegación que realiza el Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, para que una persona jurídica de carácter privado construya, mantenga, opere y administre un puerto privado de uso público o de uso privado, a través de un contrato de concesión.
 

Habilitación.
ARTÍCULO 17.- Se entiende por habilitación el acto que emite el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, para que un instituto autónomo o una empresa del Estado construya, mantenga, opere y administre un puerto público de uso privado.

Queda igualmente sometida a régimen de habilitación, la construcción por los Estados de nuevos puertos públicos de uso público con función comercial, así como la construcción de ampliaciones o anexos de los puertos existentes.
 

Autorización.
ARTÍCULO 18.- Se entiende por autorización el acto por el cual el Ministerio de Transporte y Comunicaciones autoriza a un particular, mediante contrato, para construir, operar y mantener un embarcadero.
 

Órgano competente. Procedimiento.
ARTÍCULO 19.- Las concesiones, habilitaciones y autorizaciones serán solicitadas por los interesados por ante la dependencia del Ministerio de Transporte y Comunicaciones que tenga atribuida esta función de conformidad con el Reglamento Orgánico y el Reglamento Interno de ese despacho, la que formará expediente y procederá a tramitar la solicitud de conformidad con el procedimiento establecido en el Reglamento.
 

Duración de la concesión.
ARTÍCULO 20.- La duración de la concesión no podrá exceder de veinte (20) años, prorrogables hasta por veinte (20) años más.
 

Cesión o traspaso de la concesión.
ARTÍCULO 21.- El concesionario no podrá ceder ni traspasar la concesión, total o parcialmente, sin la previa autorización del Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

Para autorizar la cesión o traspaso, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones deberá verificar que quien haya de sustituirse en los derechos del concesionario, cumpla los requisitos exigidos en el Reglamento para la celebración del contrato de concesión.
 

Extinción de las concesiones y autorizaciones.
ARTÍCULO 22.- Las concesiones y autorizaciones se extinguirán por el vencimiento del lapso por el cual fueron acordadas, así como por las demás causas previstas en la legislación civil y por aquéllas que fueren establecidas en el contrato o acto por el cual hayan sido otorgadas.
 

Reversión de la concesión.
ARTÍCULO 23.- Al finalizar la concesión por cualquier causa, todos los bienes afectos a la misma revertirán a la República sin pago de indemnización alguna, con excepción de aquéllos propiedad de terceros, cuya utilización hubiere sido previamente autorizada por el Ministerio de Transporte y Comunicaciones.
 

Terminación de la habilitación.
ARTÍCULO 24.- Cuando el titular de una habilitación para la operación de un puerto público de uso privado decida cesar en su utilización, deberá comunicarlo al Ministerio de Transporte y Comunicaciones, quien resolverá el destino de las instalaciones construidas. En tal evento, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones podrá:

1. Ordenar al propietario el desmantelamiento de las instalaciones;

2. Otorgar el puerto en concesión a un particular; o

3. Cederlo al Estado en cuyo territorio se encuentre ubicado, para su operación como puerto público de uso público comercial, si las instalaciones fueren aptas para ello.

  (volver arriba)

 

CAPÍTULO III

DE LA ADMINISTRACIÓN Y MANTENIMIENTO

DE PUERTOS PÚBLICOS DE USO PÚBLICO COMERCIAL

 

Competencia estadal.
ARTÍCULO 25.- Corresponde a los Estados la administración y mantenimiento de los puertos públicos de uso público comercial ubicados en su territorio.

Los Estados ejercerán esta competencia de conformidad con lo que dispongan las leyes especiales sancionadas por las respectivas Asambleas Legislativas, pudiendo constituir un ente descentralizado que se encargue de la administración del puerto, u otorgarlo en concesión a un tercero.
 

Mantenimiento de los puertos.
ARTÍCULO 26.- Los Estados darán cumplimiento a la obligación de mantener el puerto, dentro de los parámetros y en los términos y condiciones que establezca el Ministerio de Transporte y Comunicaciones de conformidad con esta Ley.

Deberán asimismo aplicar los correctivos y ejecutar las obras que ordene el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables, en cumplimiento de disposiciones nacionales e internacionales sobre la materia.
 

Autarquía de los puertos.
ARTÍCULO 27.- Los Estados deberán establecer un régimen autárquico en la administración de los puertos públicos de uso público comercial, de manera que los ingresos que éstos perciban, cualquiera fuere su fuente, respondan al objetivo de lograr la rentabilidad global del conjunto del sistema portuario y de cada uno de los puertos en particular.

A tal fin, la suma de sus ingresos deberá cubrir, al menos, los siguientes gastos:

a) Los de administración y mantenimiento;

b) La depreciación de sus bienes e instalaciones; y

c) Un rendimiento razonable de la inversión neta en activos fijos.
 

Régimen patrimonial.
ARTÍCULO 28.- Para el cumplimiento de sus fines, las administraciones portuarias descentralizadas deberán poseer un patrimonio propio, formado por el conjunto de bienes y de derechos que cada Estado les transfiera en propiedad, más los que adquieran en el futuro por cualquier título.
 

Afectación y adscripción de bienes inmuebles nacionales.
ARTÍCULO 29.- El Ejecutivo Nacional afectará los bienes inmuebles del dominio público nacional y adscribirá los del dominio privado, que fueren necesarios para la construcción de nuevos puertos comerciales por los Estados, o para el ensanche de los puertos existentes. La afectación o adscripción de dichos bienes se efectuará por órgano del Ministerio de Hacienda, a propuesta del Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

Sobre estos bienes la administración portuaria tendrá poderes de administración y custodia.
 

  (volver arriba)

CAPITULO IV

DEL SISTEMA PORTUARIO NACIONAL

 

Sistema Portuario Nacional.
ARTÍCULO 30.- El Sistema Portuario Nacional comprende la actividad conjunta y coordinada de todos los puertos públicos y privados, en todo el territorio de la República, para su conexión con los sistemas generales de transporte terrestre y para el mejor aprovechamiento del espacio portuario nacional, de forma que se garantice la continuidad en la ejecución de las obras portuarias y que la actividad portuaria se oriente en función de los objetivos nacionales.
 

Mecanismo de coordinación.
ARTÍCULO 31.- El Poder Nacional y los Estados armonizarán entre sí el ejercicio sus competencias en la materia portuaria. A tales fines, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones y las administraciones portuarias estadales cooperarán, en los términos que señale el Reglamento, en la planificación de la utilización del espacio portuario nacional y en la realización e implementación de los estudios y proyectos necesarios para la integración de un sistema nacional de transporte de carga.

El Reglamento establecerá además la forma de participación del sector privado y de otras dependencias de la Administración Pública.

  (volver arriba)

 

 

TÍTULO III

DE LA ADMINISTRACIÓN PORTUARIA

Y DE LAS OPERACIONES PORTUARIAS

 

CAPÍTULO I

DE LA ADMINISTRACIÓN PORTUARIA

 

Concepto de administrador portuario.
ARTÍCULO 32.- Se entiende por administrador portuario la persona jurídica que ejerce la titularidad y representación del puerto, bien sea a título de propietario o de concesionario, cualquiera fuere la denominación que reciba en otros instrumentos.
 

Actividades en la esfera del administrador portuario.
ARTÍCULO 33.- La administración del puerto comprende la ejecución de actividades fundamentales tales como:

a) Organizar la gestión diaria y gerencia del puerto y ejercer su representación;

b) Proporcionar y mantener en condiciones de operatividad y funcionalidad la estructura portuaria;

c) Contratar el personal requerido para la realización de las operaciones portuarias, cuando las mismas sean efectuadas directamente por el administrador portuario;

d) Establecer el sistema de autorizaciones para que operadores independientes ejecuten las operaciones portuarias en régimen de libre competencia;

e) Fijar las tarifas de los precios que deberán pagar los operadores portuarios independientes y otros usuarios de los servicios del puerto, así como la forma de su pago;

f) Establecer las normas de funcionamiento del puerto, a las que deberán sujetarse la prestación de los servicios portuarios y la realización de las operaciones y faenas en el ámbito portuario;

g) Administrar los terminales de pasajeros y organizar la prestación de los servicios inherentes a los mismos;

h) Organizar la vialidad interna y establecer el sistema de circulación vehicular y peatonal; e 

i) Desarrollar toda otra actividad que por su naturaleza conlleve al cumplimiento de los fines del puerto.
 

Contenido del mantenimiento portuario.
ARTÍCULO 34.- El mantenimiento del puerto comprende el conjunto de actividades a que está obligado el administrador portuario, referidas a la conservación, cuidado y sostenimiento de la estructura portuaria, tales como:

a) El mantenimiento de las instalaciones, de la infraestructura y del equipo afecto a la actividad portuaria, de manera que estén en condiciones funcionales de operación, incluyendo el mantenimiento preventivo y el correctivo, así como las mejoras y demás obras necesarias para un aprovechamiento eficiente de las instalaciones del puerto;

b) El dragado del canal de acceso y de la dársena del puerto;

c) La adopción de medidas preventivas contra incendios y otros siniestros;

d) La implementación de un sistema regular de recolección y disposición de residuos;

e) La rehabilitación de la estructura existente; y

f) Cualquier otra actividad necesaria para el mantenimiento y conservación del puerto.
 

  (volver arriba)

CAPÍTULO II

DE LAS OPERACIONES PORTUARIAS

 

Contenido de las operaciones portuarias.
ARTÍCULO 35.- Se entiende por operaciones portuarias todo tipo de servicios relacionados con el transporte de mercancías por agua que se presten en un puerto y comprenden, de modo no limitativo: el acopio, la carga, la descarga, la estiba, el arrumaje, el entablado, el trincado y el almacenamiento.
 

Inicio de las operaciones.
ARTÍCULO 36.- Las operaciones deberán iniciarse inmediatamente después de la visita de entrada al buque, salvo que medien circunstancias especiales a juicio del administrador portuario.
 

Período hábil.
ARTÍCULO 37.- Para la realización de las operaciones son hábiles todas las horas del día y todos los días del año.
 

Concepto de operador portuario.
ARTÍCULO 38.- Se entiende por operador portuario toda persona jurídica distinta al porteador que, en el ejercicio de su objeto social, se hace cargo de mercancías que han sido o van a ser objeto de transporte por agua, a fin de prestar o hacer prestar con respecto a esas mercancías, los servicios indicados en el artículo 35, en su carácter de administrador del puerto, o de operador independiente autorizado por aquél.
 

Requisitos mínimos para constituirse como operador portuario.
ARTÍCULO 39.- Para efectuar operaciones portuarias en forma independiente, se requiere estar constituido como compañía anónima y cumplir con los siguientes requisitos mínimos:

a) Establecer en sus estatutos como objeto principal, realizar una o varias operaciones portuarias;

b) Estar inscrito en la Cámara de Comercio de la localidad portuaria respectiva;

c) Estar inscrito en el Registro llevado por el administrador del puerto donde son prestados los servicios;

d) Poseer un capital social pagado no inferior de tres mil (3.000) unidades tributarias;

e) Contratar y mantener una nómina permanente de trabajadores, según la operación u operaciones portuarias para las cuales ha sido autorizado, en los términos que establezca el administrador portuario respectivo; y

f) Contratar y mantener vigente un seguro de responsabilidad civil, cuya cobertura será fijada por el administrador portuario respectivo, atendiendo a la naturaleza de las operaciones autorizadas.
 

  (volver arriba)

CAPÍTULO III

DE LAS CÁMARAS DE COMERCIO

 

Obligatoriedad de la inscripción en la Cámara de Comercio.
ARTÍCULO 40.- Los operadores portuarios independientes deberán estar inscritos en la Cámara de Comercio de la respectiva localidad portuaria.
 

Responsabilidad de las Cámaras de Comercio.
ARTÍCULO 41.- Las Cámaras de Comercio de los puertos velarán por la idoneidad profesional de los operadores portuarios inscritos en ella, y sancionarán, de conformidad con sus estatutos, las violaciones a la ética empresarial y el incumplimiento de las disposiciones legales y contractuales.
 

Potestad sancionatoria de las Cámaras de Comercio.
ARTÍCULO 42.- Las Cámaras de Comercio podrán suspender y, por ende, inhabilitar temporalmente, a aquellos operadores portuarios que dejen de cumplir los requisitos mínimos que establece el artículo 39 de esta Ley, y harán aplicar los correctivos del caso.


  (volver arriba)

TÍTULO IV

DEL RÉGIMEN DE RESPONSABILIDAD

 

Orden de prelación de las normas aplicables.
ARTÍCULO 43.- La responsabilidad de los sujetos intervinientes en la actividad portuaria se regirá, en orden de prelación:

1º. Por los convenios internacionales sobre la materia, suscritos por la República;

2º. Por las disposiciones de esta Ley;

3º. Por las estipulaciones contractuales, en tanto no contradigan lo dispuesto en esta Ley;

4º. Por la legislación mercantil; y

5º. Por los usos y costumbres mercantiles.
 

Responsabilidad del operador portuario.
ARTÍCULO 44.- El operador portuario responde de las mercancías desde el momento en que se hace cargo de ellas hasta el momento en que las pone en poder o a disposición de la persona facultada para recibirlas. Cuando el cargador o el porteador suministre las mercancías agrupadas en un contenedor, paleta u otro elemento de unitarización de la carga, o cuando estén embaladas, el término mercancía comprenderá ese elemento o ese embalaje.

El operador portuario responde igualmente, por los daños a los buques y accesorios de navegación, causados con ocasión de las operaciones de carga y descarga.
 

Prohibición de extender la limitación de responsabilidad del porteador .
ARTÍCULO 45.- En ningún caso será extensible al operador portuario la exoneración o limitación de responsabilidad que asista al porteador en virtud de las estipulaciones del conocimiento de embarque.

No obstante, el operador portuario podrá limitar su responsabilidad, sólo si ello fuere procedente de conformidad con convenios internacionales suscritos por la República, en los montos establecidos en dichos convenios.
 

Responsabilidad del administrador portuario.
ARTÍCULO 46.- El administrador portuario responderá, en los mismos términos establecidos en esta Ley para el operador portuario, por los daños o pérdidas que se causen a las mercancías o a los buques y accesorios de navegación, como consecuencia de las operaciones portuarias directamente efectuadas por él, o cuando, habiendo sido ejecutadas por un operador independiente, éste hubiere actuado como mandatario o dependiente del administrador portuario.
 

Emisión de documentos.
ARTÍCULO 47.- El operador portuario emitirá por escrito dentro de un plazo razonable, un documento firmado en el que se identifiquen las mercancías, se acuse recibo, con expresión de la fecha en que fueron recibidas, y se haga constar su estado y cantidad, en la medida que estos extremos puedan ser verificados en forma razonable.

Esta obligación se tendrá por cumplida si el operador portuario coloca su firma y sello en el documento que al efecto le presente el cliente.
 

Presunción de buen estado aparente.
ARTÍCULO 48.- Si el operador portuario no emite o no acepta los documentos a que se refiere el artículo anterior, se presumirá, salvo prueba en contrario, que ha recibido las mercancías en buen estado aparente. Esta presunción no se aplicará cuando el servicio prestado por el operador portuario se limite al traslado inmediato de las mercancías de un medio de transporte a otro.
 

Forma de emisión de los documentos.
ARTÍCULO 49.- Para la emisión de los documentos a que se refieren los artículos anteriores, podrá emplearse cualquier medio por el que quede constancia de la información que contengan. Cuando el cliente y el operador portuario hayan convenido en comunicarse electrónicamente, dichos documentos podrán ser sustituidos por un mensaje de intercambio electrónico de datos.

La firma podrá ser manuscrita, o bien estampada mediante facsímil o autenticada por un código electrónico.
 

Exclusión de responsabilidad.
ARTÍCULO 50.- El operador portuario será responsable de los perjuicios resultantes de la pérdida o daño de las mercancías, así como del retraso en la entrega, si el hecho que causa la pérdida, el daño o el retraso, se produjo durante el período en que respondía de las mercancías, de conformidad con el artículo 44 de esta Ley, a menos que pruebe que él, sus empleados o mandatarios u otras personas a cuyo trabajo haya recurrido para la prestación del servicio portuario, adoptaron todas las medidas que razonablemente podían exigirse para evitar el hecho y sus consecuencias.
 

Causas concurrentes.
ARTÍCULO 51.- Cuando el operador portuario, sus empleados o mandatarios u otras personas a cuyo trabajo haya recurrido para la prestación del servicio, no hayan adoptado las medidas a que se refiere el artículo anterior, y ese incumplimiento concurra con otra causa para ocasionar la pérdida, el daño o el retraso, el operador portuario será responsable sólo en la medida en que los perjuicios resultantes puedan atribuirse a tal incumplimiento, y siempre que pueda probar el monto de los perjuicios que no le pueden ser atribuidos personalmente.
 

Responsabilidad extracontractual.
ARTÍCULO 52.- El operador portuario no podrá limitar su responsabilidad, aun con fundamento en un convenio internacional suscrito por la República, si se prueba que la pérdida, el daño o el retraso provinieron de una acción u omisión del propio operador portuario o de sus empleados o mandatarios, realizada con intención, o con negligencia o imprudencia.

Esta disposición será igualmente aplicable al empleado o mandatario del operador portuario, u otra persona a cuyos servicios éste haya recurrido para la prestación de sus servicios, a quien se exija directamente su responsabilidad, si se prueba que la pérdida, el daño o el retraso provinieron de una acción u omisión de ese empleado, mandatario o persona, realizada con intención, o con negligencia o imprudencia.
 

Concepto de retraso en la entrega.
ARTÍCULO 53.- Hay retraso en la entrega de la mercancía, cuando el operador portuario no las pone en poder o a disposición de una persona facultada para recibirlas dentro del plazo expresamente acordado, o, a falta de tal acuerdo, dentro de un plazo razonable después de haber recibido de esa persona una solicitud de entrega.
 

Presunción de pérdida de las mercancías.
ARTÍCULO 54.- Si el operador portuario no pone las mercancías en poder o a disposición de una persona facultada para recibirlas, dentro del plazo de un (1) mes, después de haber recibido de esa persona la solicitud prevista en el artículo anterior, ésta podrá considerarlas perdidas a los fines legales.
 

Normas especiales relativas a las mercancías peligrosas.
ARTÍCULO 55.- Cuando fueren puestas en poder del operador portuario mercancías peligrosas que no estén marcadas, etiquetadas, embaladas o documentadas como tales, o si, en el momento de hacerse cargo de ellas, no ha tenido conocimiento por otro medio de su carácter peligroso, aquél tendrá derecho:

1. A adoptar todas las precauciones que exijan las circunstancias del caso y, en particular, cuando las mercancías constituyan un peligro inminente para las personas o los bienes, a destruir dichas mercancías, a transformarlas en inofensivas o a deshacerse de ellas por otros medios lícitos, sin que haya lugar al pago de una indemnización por el daño o la destrucción de las mercancías, que se ocasione por la adopción de estas medidas; y

2. A ser reembolsado de todos los gastos en que hubiere incurrido para la adopción de las medidas a que se refiere el literal anterior, por la persona que no haya cumplido la obligación de hacer constar la peligrosidad de tales mercancías.
 

Derecho de retención sobre las mercancías.
ARTÍCULO 56.- El operador portuario tendrá derecho de retención sobre las mercancías bajo su custodia, por el precio de los servicios que haya prestado con respecto a esas mercancías y de los gastos ocasionados con motivo de los mismos, salvo disposición en contrario del contrato por el cual se rija la prestación de sus servicios.

Este derecho podrá ser ejercido en un plazo de quince (15) días continuos, contado a partir de la fecha en que las mercancías hayan sido puestas a disposición de la persona facultada para recibirlas.
 

Garantía o caución.
ARTÍCULO 57.- El derecho de retención cesará cuando se ofrezca garantía suficiente a satisfacción del operador portuario, o si se deposita una suma equivalente a la reclamada en poder de un tercero designado de común acuerdo, o designado por el administrador portuario, si no hubiere acuerdo entre las partes.
 

Remate ejecutivo.
ARTÍCULO 58.- El operador portuario podrá solicitar ante el juez mercantil del domicilio del puerto, el remate ejecutivo de la totalidad o parte de las mercancías sobre las que haya ejercido el derecho de retención, conforme a lo dispuesto en el artículo anterior, para la satisfacción de su crédito.

El remate se efectuará de conformidad con lo dispuesto en el artículo 635 del Código de Procedimiento Civil.

Este derecho no se extenderá a los contenedores, paletas u otros elementos de unitarización o embalaje análogos, que sean propiedad de terceras personas y en los que figure claramente la identificación de su propiedad, salvo que el operador portuario tuviere créditos contra los propietarios de dichos bienes, originados en reparaciones o mejoras que haya efectuado en los mismos.

El saldo del producto del remate, una vez deducidas las sumas adeudadas y los gastos, será puesto por el tribunal a la disposición de la persona que demuestre haber sido el propietario de las mercancías antes de la adjudicación, o acreditase igualmente ser el propietario de los elementos a que se refiere el aparte anterior, si fuere el caso.
 

Aviso de pérdida o daño.
ARTÍCULO 59.- El porteador, consignatario o cualquier otra persona facultada para recibir las mercancías de manos del operador portuario, dispondrá de un plazo de tres (3) días hábiles, contado desde la fecha en que las haya recibido, para dar a éste el aviso de pérdida o daño, especificando la naturaleza general del perjuicio sufrido.

Se presume, salvo prueba en contrario, que el operador portuario ha entregado las mercancías tal como aparecen descritas en el documento por él emitido conforme al artículo 47, o en buen estado, si no se hubiere emitido ese documento.
 

Daño no aparente.
ARTÍCULO 60.- Cuando la pérdida o el daño no sean aparentes, se aplicará la presunción establecida en el aparte único del artículo anterior, si la persona facultada para recibir las mercancías no dá aviso en contrario al operador portuario, dentro de un plazo de dos (2) meses, contados desde la fecha en que las mismas hayan sido puestas en su poder.
 

Examen o inspección de las mercancías.
ARTÍCULO 61.- Cuando el operador portuario y la persona facultada para recibir las mercancías hayan participado en un examen o en una inspección de las mismas, documentado mediante acta suscrita por ambas partes, en el momento en que fueron puestas en poder de esta última, se omitirá el régimen de avisos y presunciones establecido en los dos artículos precedentes.

En todo caso de pérdida o daño, ciertos o presuntos, el operador portuario, el porteador y la persona facultada para recibir las mercancías se darán todas las facilidades razonables para la inspección de las mercancías y la comprobación del número de bultos.
 

Aviso de retraso en la entrega.
ARTÍCULO 62.- El operador portuario no estará obligado a indemnizar los perjuicios resultantes del retraso en la entrega de las mercancías, salvo que se le haya dado aviso de dicho retraso, dentro de un plazo de un (1) mes, contado a partir de la fecha en que las mercancías hayan sido puestas en poder de la persona facultada para recibirlas.
 

Prescripción de las acciones.
ARTÍCULO 63.- Toda acción en virtud de esta Ley prescribirá a los dos (2) años.

La prescripción se interrumpe con la citación para un proceso judicial o arbitral, practicada de conformidad con la ley.
 

Inicio de la prescripción.
ARTÍCULO 64.- La prescripción comenzará a correr:

1. Desde el día en que el operador portuario haya puesto las mercancías en poder o a disposición de una persona facultada para recibirlas; o

2. En caso de perdida total de las mercancías, desde el día en que la persona facultada para presentar una reclamación, reciba del operador portuario el aviso de que las mercancías se han perdido, o desde el día en que esa persona pueda considerarlas perdidas, de conformidad con el artículo 54 de esta Ley, lo que ocurra primero.
 

Repetición contra el operador portuario.
ARTÍCULO 65.- La acción de repetición contra el operador portuario, que corresponda al porteador o a un tercero, podrá ser ejercida incluso después de expirado el plazo de prescripción establecido en los artículos anteriores, siempre que se haga dentro de un plazo de tres (3) meses, contados desde la fecha en que el porteador o el tercero haya sido declarado responsable mediante sentencia firme o laudo arbitral, y que, dentro del lapso para la contestación de la demanda en el juicio cuya sentencia se invoca, o del lapso para la designación de los árbitros si fuere el caso, se haya dado al operador portuario aviso oportuno de la presentación de tal reclamación.
 

Estipulaciones contractuales no válidas.
ARTÍCULO 66.- Toda estipulación contractual celebrada por el operador portuario, o contenida en cualquier documento firmado o emitido por éste conforme a lo dispuesto en el artículo 47 de esta Ley, por la cual se establezca un régimen de responsabilidad más favorable que el contenido en los artículos precedentes, será nula y sin efecto alguno.

No obstante, el operador portuario podrá convenir en aumentar la responsabilidad y las obligaciones que le incumben en virtud de esta Ley.

(volver arriba)

 

TITULO V

DISPOSICIONES FINALES

 

Aplicación preferente de la Ley.
ARTÍCULO 67.- Esta Ley armoniza, aclara y unifica criterios contenidos en leyes, decretos, resoluciones, e instructivos, así como usos y costumbres mercantiles. Sus disposiciones, en la materia regida por la misma, son de aplicación preferente a cualesquiera otras.
 

Derogatoria definitiva del Decreto Ley 674 y su Reglamento.
ARTÍCULO 68.- Se derogan el Decreto Ley Nº 674 de fecha 21 de junio de 1985, que reforma parcialmente la Ley que Crea el Consejo Nacional de Puertos y el Instituto Nacional de Puertos, y el Reglamento de dicha Ley.
 

Derogatoria de la Ley para la Supresión del I.N.P.
ARTÍCULO 69.- Se deroga la Ley para la Supresión del Instituto Nacional de Puertos.
 

Dada, firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, etc., etc.

 

(volver arriba)